Tendencias de moda perjudiciales para tus dientes

Home / Sin categoría / Tendencias de moda perjudiciales para tus dientes

Algunas tendencias estéticas, lejos de ser beneficiosas para nuestra salud bucodental, pueden suponer importantes problemas. Vamos a ver algunas de ellas:

Separación de los incisivos o pasillo interdental

El icono de esta sonrisa es Brigitte Bardot que ya en los años 50 era envidiada por la “curiosa” forma de sus dientes. En la actualidad Madonna o Lara Stone son ejemplos de esta forma de estética dental.

Para conseguir el llamado pasillo interdental se recurre a técnicas utilizadas con frecuencia en la odontología, solo que en este caso con un objetivo inverso, ya que no se busca una correcta posición de los dientes, sino todo lo contrario. Esto se suele conseguir a través de la de ortodoncia o realizando una técnica de limado por la cual se reduce el ancho de los dientes y se crea entre ellos el espacio solicitado.

Ahora bien, esta separación de los incisivos superiores, también conocido como diastema, es algo que no sólo no se debe provocar, sino que es recomendable corregir pues cualquier cambio en la estructura de nuestras bocas afecta a la mordida. Además el espacio entre los dientes beneficia la acumulación de bacterias, algo que aumenta directamente el riesgo de sufrir caries dental.

Incrustar joyas en los dientes

No se trata de una práctica novedosa, fue algo que ya extendieron los raperos en los 80´ y que personajes como Justin Bieber, Rihanna, Miley Cyrus o Katty Perry han retomado.

Su forma de colocación varía en función del tipo de joya que sea, pudiendo realizar una perforación en la pieza dental que permita su posterior incrustación o colocarlo como una funda o pieza removible.

Esta práctica altera la morfología del diente y puede dañar las encías. Desde el punto de vista higiénico, dificulta el cepillado y aumenta el riesgo de padecer caries.

“Yaeba” o colmillos vampíricos

La última de las tendencias que afectan al cuidado de nuestra boca llega desde Japón, allí tener los colmillos como un vampiro es cada vez más normal. La forma de conseguirlo puede ser a través de carillas dentales o mediante una técnica de limado y ortodoncia.

Todo esto supone la deformación y forzado de los dientes, pudiendo llegar hasta su fractura.  Además el cambio de su posición provoca alteraciones en la mordida con las consiguientes posibilidades de padecer bruxismo y dolor articular.