Una mala salud dental afecta negativamente al rendimiento deportivo

Home / Sin categoría / Una mala salud dental afecta negativamente al rendimiento deportivo

Las infecciones bucodentales afectan a los músculos y a los ligamentos

Una inflamación de las encías o una muela del juicio mal colocada pueden provocar inflamación en otras partes del cuerpo como ligamentos, tendones y músculos.

Los expertos no se cansan de repetirlo: la salud dental es fundamental para el resto de la salud. Somos un todo y la boca no es una excepción. Es más, a veces a través de una visita al dentista podremos descubrir otro tipo de dolencia. . De ahí que sean necesarias las visitas rutinarias (una vez al año) para ver cómo de sana está nuestra boca.

Lo que mucha gente desconoce es que un problema en las encías, por ejemplo o en una muela del juicio puede restar rendimiento en la práctica del deporte. Así lo afirma un reciente informe del UCL Eastman Dental Institute de Londres.

El 32% de los deportistas han notado un impacto de la salud bucodental sobre su rendimiento. Muchas dolencias del cuerpo podrían curarse o incluso prevenirse identificando ciertos problemas bucodentales. Una inflamación gingival o una muela del juicio mal colocada pueden provocar inflamación en otras partes del cuerpo. Esto es debido a que “la sangre traslada las bacterias de las infecciones bucodentales a los músculos y articulaciones, lo que conlleva pérdida de tono fibrilar y provoca mayor índice de desgarros en tejido muscular, dolores en las articulaciones y problemas en los tendones”.

Consejos de salud oral para deportistas:

Buena higiene en casa y visitas periódicas al dentista para prevenir y detectar enfermedades bucodentales.

Alimentación saludable rica y equilibrada. Es recomendable evitar abusar de las barritas, las bebidas energéticas y con gas. Los dientes agradecerán reducir los altos niveles de ácido y azúcar. Beber agua es la mejor solución.

Control de las maloclusiones y reposición de las piezas ausentes, preferiblemente con prótesis fija implanto soportada que permita una correcta masticación.

Descansar correctamente. Además, es necesario frenar problemas de bruxismo con ejercicios, fisioterapia o férula de descarga.

Uso de protectores bucales. Muy habituales en deportes de riesgo, pero también aconsejables en el fútbol para reducir las probabilidades de rotura de piezas.

FUENTE: larazon.es