Este es el peligro de las pastas de dientes caseras.

Home / Sin categoría / Este es el peligro de las pastas de dientes caseras.

En el mercado hay una gran variedad de pastas de dientes para elegir: anticaries, blaqueadora, contra la sensibilidad dental… y según las necesidades de nuestra boca, el precio o la que nos hayan recomendado, elegimos una u otra. Con la creciente influencia de las redes sociales, se han puesto de moda las pastas de dientes caseras. Hay incluso tutoriales que explican cómo hacerlas. El problema está en si son efectivas o pueden llegar a dañar nuestros dientes.

Patricia Bratos, ortodoncista y cofundadora de la clínica dental Ferrus & Bratos, señala que la pasta de dientes es esencial para una buena higiene bucal: «Su misión es limpiar la superficie dentaria, eliminando las bacterias y los restos de comida. Así nos aseguramos de evitar la acumulación de la placa bacteriana, enfermedades periodontales o las caries».

A la hora de elegir una debemos tener en cuenta las necesidades de nuestra boca. Las pastas de dientes destinadas a evitar la formación de caries –explica Bratos– contienen un alto contenido en flúor que remineraliza el esmalte. «De esta forma, las piezas quedan reforzadas ante la amenaza que suponen los ácidos que libera la placa bacteriana». Otra opción para personas con enfermedad periodontal es el uso de pastas de dientes o enjuague bucal con clorhexidina, aunque tiene que ser bajo prescripción médica.

¿Las pastas de dientes blanqueadoras son realmente efectivas?

No se sabe con certeza hasta dónde puede llegar su efecto, pues está limitado. Bratos expone que esto se debe a que la sustancia que consigue blanquear nuestros dientes, que es el peróxido de hidrógeno, está regulado por la Directiva Europea 2011/84/UE, la cual prohíbe la venta de productos que contengan una alta cantidad del mismo. «Por tanto, en una concentración tan baja, este tipo de pastas de dientes no se pueden comparar a la efectividad que tiene un blanqueamiento supervisado por un especialista en Estética Dental», manifiesta. No obstante, dentro de su limitada acción, pueden ayudar a eliminar pequeñas manchas superficiales de la superficie dentaria.

En cambio, cuando hablamos de pastas de dientes caseras, la situación cambia. Los ‘productos milagro’ que podemos encontrar en casa, como bicarbonato o agua oxigenada, son muy abrasivos para el esmalte (capa externa que rodea el diente).

Cuando este se desgasta y la capa inferior queda expuesta, provoca dolor y una fuerte sensibilidad dental. Bratos recomienda fijarse en el índice de abrasividad (RDA) de un dentífrico antes de comprarlo. De 0 a 70 se considera bajo abrasivo, de 70 a 100 medio y de 100 a 250 altamente abrasivo.

En la misma línea, esta ortodoncista desaconseja el uso de las pastas de dientes de carbón activado, que están tan de moda, pues son muy abrasivas para los dientes y, a la larga, pueden provocar un severo desgaste en el esmalte y un aumento de la sensibilidad dental. Por tanto, debemos fijarnos en que el dentífrico tenga una composición que esté homologada y su uso certificado.

Para tener una buena salud bucodental es importante:

Bratos recomienda que la higiene diaria nunca se bebe limitar al uso del cepillo. El hilo dental, enjuagues bucales, cepillos interproximales o irrigadores dentales pueden usarse también de forma habitual.

Es importante tener en cuenta los huecos entre dientes, pues suponen el 40% de la higiene total de la boca. Ahí se acumulan restos de comida y sarro dental, por lo que resulta esencial dedicar tiempo a limpiar estos recovecos. Además, la lengua también almacena una gran cantidad de bacterias, por lo que no hay que olvidarla y usar diariamente un raspador lingual.

 

Artículo publicado en ABC Bienestar.