¿Por qué tus hijos tienen los dientes amarillos?

Home / Sin categoría / ¿Por qué tus hijos tienen los dientes amarillos?

Independientemente de la edad que tengamos, tener los dientes amarillos debe preocuparnos, pero la alarma se dispara cuando los afectados son los pequeños de la casa. Y es que la dentina puede cambiar de color a lo largo de los años y el esmalte puede decolorarse o mancharse a causa, entre otras razones, de un consumo excesivo de café, té, vino tinto o tabaco, pero ¿cuál es el motivo de los dientes amarillos en niños? 

Antes de nada, debes saber que el color natural de unos dientes sanos no es ese blanco reluciente que todos pensamos, así que tampoco lo será para las piezas dentales de tus hijos. Cada boca es un mundo y los dientes pueden tener una coloración distinta que va desde el blanco hasta tonalidades más marfil.

El color de los dientes está determinado por el grosor del esmalte de cada persona, ya que hace que la dentina, parte más opaca del diente, se vea más o menos y aporte un tono u otro a las piezas dentales.

No obstante, existen una serie de motivos por los que los dientes dejan de tener su color habitual y empiezan a presentar un tono amarillento que no pasa desapercibido y que puede alertarnos de que algo no va bien.

Qué provoca los dientes amarillos en niños:

Hasta que los más pequeños de la casa no adquieren el hábito de limpiarse los dientes correctamente, son los padres quienes deben asegurarse de que sus hijos no se olvidan de su higiene bucodental diaria para tener unos dientes limpios y sanos. Así pues, sois los primeros que observáis los cambios que padecen sus pequeñas piezas dentales y es normal que aparezcan preguntas. Por este motivo, aquí va una respuesta, te contamos las posibles causas de los dientes amarillos en niños:

  • Dentición mixta. Cuando los niños presentan dentición mixta, es decir, cuando los dientes de leche coinciden con los primeros dientes permanentes, estos segundos parecen menos blancos que los primeros y con un aspecto más amarillento. La razón de este suceso es que los dientes de leche tienen un tono mucho más blanco y el contraste entre ambos hace que percibamos los nuevos dientes con un tono más oscuro. Pero, ahora vamos a alegrarte el día, esta causa no debe preocuparte en absoluto, es totalmente normal.
  • Higiene oral deficiente. Esta causa sí debe preocuparte. Cuando los dientes amarillos en niños se deben a una higiene bucal deficiente, a un cepillado poco efectivo o cuando directamente no hay cepillado, significa que se ha acumulado restos de comida en la superficie de sus dientes y se está formando placa bacteriana, responsable de enfermedades bucodentales como la caries dental.

Otros factores que pueden provocar esta problemática son una enfermedad hereditaria, un traumatismo, ciertos medicamentos, un uso excesivo o ingesta de flúor, un esmalte delgado o un consumo repetitivo de refrescos azucarados o alimentos perjudiciales para la salud dental de los niños.

Cómo prevenir y tratar los dientes amarillos en niños:

Antes de adoptar ninguna medida, es importante llevarlos al dentista para saber cuál es la causa exacta de la coloración de sus dientes. Si existe una enfermedad bucodental, el profesional hará su valoración y determinará el tratamiento y los pasos a seguir para solucionar o mejorar el problema. En los casos en los que la razón es un trastorno hereditario u oscurecimiento natural, los tratamientos de blanqueamiento dental son grandes alternativas, pero se aconseja esperar a la edad adulta antes de llevarlos a cabo.

Por otra parte, si se trata de una falta de higiene oral y hábitos deficientes, previene y trata los dientes amarillos en niños aplicando las siguientes recomendaciones:

  1. Cepilla los dientes tras cada comida. Para evitar que tus hijos tengan los dientes amarillos es fundamental que adquieran un buen hábito de cepillado con una pasta dental adecuada a su boca y a su edad.
  2. Introdúcelos al mundo del hilo dental. Es importante limpiar los espacios interdentales, zonas en las que se acumula gran parte del sarro, ya que son los primeros en adquirir ese color amarillento. ¡Dales un trozo de hilo y enséñales!
  3. Asegúrate de que su dentífrico contiene los niveles adecuados de flúor. Para ayudar a prevenir trastornos como la caries es importante que los productos de higiene oral que utilice tu hijo lleven la cantidad de flúor recomendada por los profesionales de la salud dental, empleando la cantidad de dentífrico recomendada por el laboratorio farmacéutico.
  4. Reduce el consumo de alimentos y bebidas azucaradas. Debes prestar especial atención a su alimentación, las bebidas energéticas, los alimentos azucarados y ciertos zumos de frutas, pueden llegar a dañar su esmalte y decolorar sus pequeñas y primerizas piezas dentales. Conoce los alimentos que se deben evitar y cuáles favorecen la salud bucodental de toda la familia.
  5. Evita todo tipo de colorantes en sus comidas. Si los consumen, procura que se laven los dientes correctamente después de su ingesta.
  6. Sé un buen ejemplo para seguir. Por último, queremos recordarte que los niños imitan lo que ven en sus casas. Así que, si ven que sus padres se limpian los dientes todos los días y que además cuidar los dientes puede ser algo divertido, se motivarán y lo harán con ganas y seguro que serán mucho más conscientes de la importancia de cuidar su salud oral.

 

Artículo publicado en Blog Lacer.